Open Your DoorsHa pasado ya un tiempo desde que hicimos la segunda de las sesiones del taller para construir organizaciones más abiertas. Pues bien, llega el tiempo de abrir líneas de conversación. Vamos a ir probando con alguna que otra para ver si somos capaces de aterrizar, ¿de acuerdo? Así que allá va la primera.

Como ya comenté el segundo de los días del taller, desde nuestro grupo de investigación en empresa abierta OBEA, integrado en MIK (Mondragon Unibertsitatea) estamos trabajando en diversas líneas con este asunto de las organizaciones abiertas. Así que somos parte interesada es seguir hurgando en cómo concretar la organización abierta.

El caso es que este lunes día 22 tuvimos una jornada en Donosti sobre open innovation y fue muy interesante llegar a una conclusión: hemos dado paso al trabajo con antropólogos, etnógrafos y diversos “traductores” para llegar a la persona como eje fundamental de la organización. Aunque os parezca increíble, empresas que trabajan en automoción o electrodoméstico ya lo están haciendo… ¡¡hace un par de días tuve una reunión con una gran empresa industrial en la que había una antropóloga francesa!!

¿Por qué comento esto relacionado con la organización abierta? Porque me asalta una pregunta básica que ya se la escuché hace tiempo a un compañero artesano, Miquel Rodríguez: ¿somos personas abiertas? ¿Sería esta la primera y más importante pregunta a la hora de avanzar en la apertura de nuestras organizaciones? Quizá sea una primera vía natural y lógica de abordar este tipo de proceso: empezando por ejercicios personales para ver cómo y por qué podemos ser personas más abiertas. ¿Debemos serlo?

Y hasta aquí una primera línea de conversación: ¿quieres una organización abierta? Pues toma pan y moja: empieza por trabajar con personas abiertas. ¿Así de simple?

Anuncios